La vocal del Tribunal Supremo Electoral, Rosario Baptista Canedo, fue suspendida sin goce de haberes de sus funciones tras iniciársele un proceso disciplinario, de oficio, por parte de la Sala Plena del TSE. En noviembre pasado, ella envió una carta a la OEA en la que pedía una auditoría ante el posible uso de una data alterna durante el último proceso electoral.

En el documento que define esta acción se detalla una posible comisión de las faltas graves y muy graves previstas en los numerales 1 y 2 del artículo 90 y 1 y 2 del artículo 91 de la Ley 018 del Órgano electoral.

En la misma se indica también que no habría habido una atención y entrega oportuna de la "información que le fue requerida reiteradamente" y por el también supuesto "incumplimiento de los principios del Órgano y la acción uy omisión contrarias a sus funciones, atribuciones y obligaciones".

Se declaró abierto el término de prueba de ocho días, computable a partir de la legal notificación a la vocal procesada con el presente auto fundamento de inicio de proceso disciplinario, debiendo sujetarse a las formalidades establecidas en el Reglamento Disciplinario.

Baptista adquirió notoriedad mediática luego de que enviara una carta a la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que pedía se inicia una investigación ante la existencia de una posible existencia de un bloque de data alterno, "técnicamente reservado, con acceso privilegiado restringido y secreto, fuera del alcance de quienes hasta ahora verificaron la integridad de este padrón", que habría sido utilizado en las últimas elecciones nacionales.