La Unión Europea emitió un comunicado en el que resalta la labor de Salvador Romero al frente del Tribunal Supremo Electoral.

Le manifiestan que deja la vocalía y la presidencia "luego de un largo camino recorrido y tras haber dirigido comicios libres y transparentes en el momento más delicado de la historia reciente de Bolivia".

El documento también agradece a Romero por "haber permitido un trabajo conjunto en apoyo a la democracia ya los bolivianos" por lo que "le deseamos un gran futuro".

Salvador Romero hizo pública su renuncia al cargo y detalló que durante su gestión enfrentó "amenazas, hostigamientos desde todos, o casi todos los frentes políticos, a veces sucesivos, en otras ocasiones, simultáneos; presiones de organizaciones sociales, regionales, corporativas; acechanzas de otros Poderes".



Comentarios