La citación para que el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, declare en Santa Cruz y la ley contra la legitimación de ganancias ilícitas ha generado tensión los últimos días en Bolivia. Dos analistas evalúan la posición del Gobierno central y de la oposición en este conflicto.

El gobierno arma sus líos y piensa que los puede desarmar cuando quiere y está claro que no”,  manifestó Carlos Valverde, analista político.

También te puede interesar: Luis Fernando Camacho: "(Fue) fraude electoral y no nos cansemos nunca, ni tengamos miedo de decirlo"

Valverde considera que con la ley contra la legitimación de ganancias ilícitas “armaron su escándalo y les salió mal”, porque más allá de que se anunció que el tratamiento de esta ley en el Senado fue suspendido, el paro de 24 horas está firme.

Sobre lo de citación al gobernador cruceño para que declare en La Paz, calificó la situación como un "tongo". “Camacho les muestra el pecho y les dice aquí estoy y entonces el ministro de Gobierno dice: hay amenazas”, señaló.

También habló sobre el apoyo que recibe el alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, por el proceso en su contra con el que podría ser suspendido de su cargo. “Ahora tiene (Reyes Villa) a todo un pueblo durmiendo en la plaza”, señaló.

Según Hugo Siles existe una agenda de confrontación que ha sido creada por la oposición “para proteger o para darle impunidad a Camacho”.

Agregó que a la agenda del Comité Cívico se han sumado otros temas de coyuntura que tienen que ver con Adepcoca, la ley contra legitimación de ganancias ilícitas y otros temas.

“Creo que el país no va a paralizarse por la defensa de un ciudadano”, señaló Siles.


Comentarios