El Gobierno nacional abrogó la Ley 1386 y dio marcha atrás en el tratamiento del proyecto 218 que tenían especifican la lucha contra las ganancias ilícitas y el financiamiento al terrorismo. Para el analista Carlos Valverde, esta situación se debe a que hay una improvisación "porque están muy seguros de la fuerza que tienen" lo que genera un olvido de que todo proceso de hacer leyes necesita de socialización.

"La gente en las calles sabe cuál es el camino para echar una ley que no fue consensuada", dijo Valverde en entrevista con La Revista de Unitel.

Según dijo, ha visto las actas de las reuniones del congreso en la que hubo opositores que se opusieron a la aprobación de ciertas normas pero que "no les dieron pelota".

Puedes leer"Son necesarias otras formas de socializar una ley", dice el vocero tras abrogación de la 1386

"La oposición es testimonial y es muy difícil que logre algo, le está faltando a la oposición convertir ese testimonio en calle, si ellos son capaces de comunicar a la calle lo que están haciendo y lo que pasa dentro del Parlamento y como no les dan importancia, entonces podrán cumplir su rol", apuntó.

Puedes leerMinistra de la Presidencia: "La ley 1386 ha sido abrogada, ya está en la Gaceta oficial"

Considera además que el presidente Luis Arce "tiene un gabinete gris y sin rostro", y que nadie repara en este aspecto por lo que los ataques van directamente contra su autoridad y no se repara en los ministros que tienen responsabilidad en temas referentes a las normas que se aprueban.

Comentarios