Rosario Baptista, vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) envió este sábado una nota a los medios de comunicación indicando que desde que fue posesionada en el cargo trabajó buscando la institucionalidad; sin embargo, señala que hay influencia partidaria en este organismo y que sufre persecución política.

La vocal señala que ha buscado consenso en la Sala Plena para subsanar los efectos y falencias que existen en el sistema nacional y esclarecer de forma definitiva lo ocurrido el 2019 de manera imparcial.

También te puede interesar: Auditoría de la OEA fue solicitada por el Gobierno de Evo Morales y es vinculante a sus resultados

“He solicitado de forma intransigente, información e investigación para responder a la población que expresó dudas sobre la integridad del padrón electoral, estos deberes institucionales no han podido ser cumplidos, debido a la influencia política partidaria que se ejerce sobre la mayoría de los vocales elegidos”, señala la vocal.

En el documento también menciona que por pretender actuar en base a la ley ha sufrido de forma interna en el organismo electoral persecución política “a través de procesos disciplinarios y acoso laboral” que también ha afectado al personal de su entorno.

Agrega que externamente al TSE ha sido denunciada penalmente y ha recibido amenazas que ponen en riesgo su mandato como vocal, sus derechos civiles, integridad y seguridad.

Unitel intentó contactarse en reiteradas oportunidades con la vocal para conocer más a fondo esta denuncia; sin embargo, tenía apagado su teléfono.


Comentarios