Este lunes es el turno de Bolivia para exponer sus alegatos en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, dentro de la demanda por las aguas del Silala que la enfrenta en los estrados con Chile. El vocero boliviano, Sebastián Michel, explicó algunos de los argumentos que se expondrán en esta corte y detalló que aún no se definió si se desmantelarán los canales artificiales instalados por empresas chilenas.

"El derecho (de desmantelar) lo tenemos, podemos desmantelar, pero hay que actuar con bastante sensatez. Cualquier cosa que pueda afectar al consumo humano habría que pensar un poco más desde el corazón", dijo al señalar que en Chile estas aguas se utilizan para cuestionadas actividades mineras y también para el consumo humano.


Este lunes, desde las 9:00, hora boliviana, está prevista la primera participación del país en la corte internacional. Chile comenzó a exponer sus alegatos el pasado viernes y dijo que no se opone a que Bolivia desmantele los canales artificiales.

Michel destacó que en la exposición se identificaron coincidencias con Bolivia, principalmente que el Silala nace en nuestro país y que existen obras artificiales, por lo que en reiteradas ocasiones Chile buscó negociar.

El vocero también se refirió al pedido de compensación de Bolivia a Chile por las aguas del Silala y dijo que más allá de los datos históricos, se necesita un tratado en base a un estudio internacional que identifique los porcentajes de agua, y en base a esto la manera que este se compense.

"Hoy no tenemos un monto, un acuerdo. Solo tenemos la referencia de un acuerdo, que Chile ya había aceptado en el 2009, y que lamenta el Comité Cívico de Potosí, por un amor desmedido y también por un escenario político polarizado no se logró un acuerdo que era muy, muy favorable para Bolivia", dijo.

Recordó que como antecedentes se tiene un acuerdo, que no se logró concretar, en el que se definía que una compensación, de las empresas que operan en la zona, de 17.000 dólares diarios.

Comentarios