Una junta médica se encuentra realizando evaluaciones para determinar si se puede interrumpir el embarazo de una niña de 11 años que quedó embarazada tras ser víctima de violación por parte de su hermano (13). Este hecho ocurrió en Oruro.

Una profesora de educación física fue quien se dio cuenta de que la menor tenía un bulto en la zona del vientre luego de realizar medidas a sus estudiantes para llevar adelante su clase.

Leer más: Un bebé fue asesinado por su propia madre en Potosí; la Policía capturó a la mujer

Se confirmó que la niña está embarazada y que tiene 30 semanas de gestación. Desde la Defensoría de la Niñez y Adolescencia informaron que “fisiológicamente el cuerpo no está preparado. Una junta médica está haciendo evaluaciones correspondientes para resguardar la salud de la niña”, señaló el responsable Luis Martínez.


Martínez agregó que “se debe realizar la interrupción legal del embarazo. Se están realizando las gestiones correspondientes”.

Sobre el tema la fiscal asignada al caso, Katerin Rojas, explicó que por ser menor el hermano de la niña no puede ser imputable. Agregó que el estado de salud de la víctima es bueno y que reviste complicaciones.

“Nosotros hubiéramos querido que se logre interrumpir porque a esa edad no es lo lógico llegar a ser madre si todavía no está empezando la adolescencia”, señaló Rojas.

La niña se encuentra hospitalizada en un centro de la ciudad de Oruro, a la espera de las resoluciones. 

Comentarios