El ritmo de contagios de coronavirus bajó, así lo confirman las cifras sanitarias que son publicadas por las autoridades en Santa Cruz. Sin embargo, estos más de dos años de pandemia dejaron cientos de historias de sobrevivientes del virus.  

Una de ellas es la de Roy Rojas Ostria, un fisiculturista y entrenador, sin enfermedad de base, que pese a estas condiciones alentadoras enfermó de Covid de forma grave y fue intubado en dos ocasiones.

Roy era un hombre musculoso, con el abdomen marcado y de imponente presencia, pero su salud quedó devastada por el coronavirus. Salió definitivamente de terapia con solo poder mover los brazos, no tenía sensibilidad en los pies.

"Bajé cerca de 30 kilos, digo cerca, porque no sé con precisión, me ayudaron a subir a la báscula", recuerda.

Él enfermó en mayo del 2021 en los días que asistió a una competencia de fisicoculturismo. La enfermedad lo llevó a ser internado en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), de donde, por primera vez, salió después de un mes. Entonces, sus familiares y amigos llegaron hasta el hospital San Juan de Dios, donde estaba internado, para festejar su alta de este servicio crítico. 

Sin embargo, el mismo día tuvo una crisis y de emergencia de nuevo tuvo que ser intubado.

La alegría de sus allegados se transformó en incertidumbre, por no saber sobre su futuro. En esta nueva intubación Roy estuvo otro mes más en terapia. 

En uno de sus videos de su cuenta, @royrojasostria de la red social Tik tok se lo observa en silla del ruedas con un cartel en el que se lee: "Yo vencí el Covid". Está rodeado por algunos de los profesionales que lo atendieron y que, según cuenta, "lo trataron con espero y cariño".

En otro video, en su fase de recuperación está sentado en un sofá, sus piernas están extremadamente delgadas, pues se marca la tibia, el hueso de la parte inferior.  Sus clavículas igual son muy notorias. 

Al salir de terapia su pronóstico para recuperar la motricidad no era alentador, le dijeron que debía esperar un mes para poder comer solo y cerca de medio año para volver a caminar.  "En menos tiempo mejoré. Mi fuerza de voluntad y mi familia me ayudaron mucho", resalta quien hasta esa fecha no había recibido ninguna vacuna contra el coronavirus. 

Hoy,  más de un año después, ya tiene todas las vacunas, no se reinfectó y anima a las personas a vacunarse. Para eso cuenta su historia a través de sus redes sociales. Él ya logró retomar su rutina en su totalidad: practica fisiculturismo y es entrenador de otras personas. 

El jefe de terapia intensiva del San Juan de Dios, Andrés Martínez comentó que Roy es una de las pocas personas que atravesó por esta situación de ser intubado dos veces. Explica que para que un paciente pueda recuperarse se cumple un proceso complejo y largo, recomenda a los que logran salir de terapia cuidar su alimentación y cumplir con todas las recomendaciones médicas. 

Comentarios