Un estudio realizado por la compañía ZOE y el King's College London, que involucra a unos 4 millones de personas en el mundo, mostró que estornudar más de lo habitual puede apuntar a la infección por coronavirus en el caso de las personas que ya han sido vacunadas.

Los autores de este estudio indican que las vacunas anticovid ayudan a controlar el Covid-19, pero que ninguna proporciona una protección al 100% contra el virus.

TAMBIÉN LEA: Covid-19: Bolivia recibirá vacunas Johnson y Johnson donadas por Estados Unidos

El estudio revela que se ha descubierto que estornudar mucho es "un signo de infección más común en las personas vacunadas".

"Curiosamente, nuestros datos muestran que las personas que habían sido vacunadas y luego dieron positivo por covid-19 eran más propensas a reportar estornudos como síntoma en comparación con aquellas que no habían recibido un antídoto", señalan los investigadores.

TAMBIÉN LEA: Variante Delta del Covid-19: cómo es el virus “doble mutante” que preocupa al mundo

Los especialistas sugieren que "estornudar mucho sin explicación" después de haber sido inoculado podría ser un signo de coronavirus.

Sugieren aislarse

Los investigadores recomiendan que si una persona ha sido vacunada y estornuda con más frecuencia de lo normal sin explicación, debe acudir a realizarse una prueba de detección de Covid-19 y aislarse en caso de dar positivo.

Estornudar es "una forma clave de propagación de virus" recuerdan tomar en cuenta tomas las medidas de bioseguridad como el uso de barbijo y distanciamiento social para "para minimizar la propagación de las gotitas”.

Comentarios