El sábado fue noticia mundial el surgimiento de una nueva variante que combinaba las dos mutaciones más recientes del coronavirus: Delta y Ómicron para dar paso a la formación de ‘Deltacron’. El hallazgo fue reportado desde Chipre, donde se anunció 25 casos con la nueva variante.  

Este hecho provocó la inquietud de científicos del Reino Unido, Estados Unidos y Grecia que tras hacer un análisis a los resultados de Chipre descubrieron que todo pudo tratarse de un “error de laboratorio” ante la existencia de "contaminación" en la identificación del virus.

La revelación del error fue realizada por el virólogo Tom Peacock, del Imperial College de Londres. El experto explica que es imposible que se haya recombinado la Delta y la Ómicron en una Deltacron porque no ha circulado la última tanto tiempo como para que haya podido surgir este proceso.

PUEDES LEER: Deltacron: detectan una nueva variante de Covid-19 que alerta al mundo

Eric Topol, biólogo molecular del Scripps Researtch Translational Institute de San Diego, también coincide con Peacock. Explicó en su propia cuenta de Twitter que la Deltacron no ha sido más que un error del que no hay que preocuparse.

El miembro del comité de expertos en Atenas, Gkikas Magiorkinis, ha asegurado que "los primeros análisis independientes muestran que se trata de un error técnico del laboratorio chipriota en el proceso de lectura del genoma".

A pesar de los cuestionamientos de los científicos se ha informado que las muestras señaladas por Chipre deben someterse a un intenso estudio sobre su virulencia y contagio.



Comentarios