Desde este sábado entró en vigencia el decreto supremo que establece la obligatoriedad de presentar carnet de vacunación para asistir a lugares públicos con aglomeración de personas, realizar viajes departamentales por cualquier vía y realizar trámites.

"Ahora, para poder estar en lugares masivos de personas es obligatorio del carnet de vacuna o la prueba PCR", afirmó el viceministro de Comercio Exterior de la cancillería, Benjamín Blanco.

La semana pasada el presidente Luis Arce aprobó un decreto para que todas las personas que acudan a lugares públicos deban portar su cédula de vacuna con esquema completo, es decir con dos dosis de alguna de las marcas Sinopharm, AstraZeneca, Pfizer, Sputnik V o una única de Johnson & Johnson.

Quienes por diferentes motivos rechacen la vacuna, deberán portar una prueba PCR o antigénica realizada 48 horas antes de asistir a un lugar público.

Debido a que este sábado es feriado nacional, la administración pública y la banca, por ejemplo, estaban cerradas, pero el documento comenzó a ser requerido en aeropuertos o terminales de viajes terrestres.

En la Terminal Bimodal de Santa Cruz se informó que no hubo mayores inconvenientes e incluso se instaló un punto de vacunación para que aquellos que no estuvieran inmunizados puedan aplicarse la primera dosis.

Por el contrario, en Cochabamba se reportó que en la terminal de buses una veintena de pasajeros no pudo abordar sus buses debido a que no cuentan con la vacuna. Incluso hubo comportamientos agresivos contra el personal de control. 

La Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) realizó este sábado diferentes operativos a nivel nacional.

“Nosotros, como ATT, estamos realizando un operativo a nivel nacional para verificar que los administradores de las terminales y los aeropuertos pidan el carnet de vacunación al ingreso”, aseveró el director técnico sectorial de la ATT, Juan Manuel Chavarría

Vacunas de refuerzo

Bolivia recibió este sábado 1.965.600 dosis del laboratorio estadounidense Moderna, donadas por Alemania y España, mediante el programa de ayuda internacional Covax.

Según el reporte oficial, 1.492.800 dosis provienen de España y 472.800 de Alemania.

Las vacunas serán utilizadas como dosis de refuerzo, acotó Blanco.

Bolivia se encuentra en el pico de una cuarta ola que comenzó en noviembre pasado y esta semana registró un récord diario de contagios, desde que llegó la pandemia en marzo de 2020.

El país, de 11,5 millones de habitantes, sumó hasta la noche del viernes más de 607.480 infectados y más de 19.700 fallecidos por covid.


                

Comentarios