Tras conocerse el rechazo del Gobierno a la solicitud de la Cámara Nacional de Comercio (CNC) que pretendía comprar 500.000 vacunas, el Ministerio de Salud señaló que puede reconsiderar su posición siempre y cuando las dosis que vayan a comprar sean aplicadas sin ningún costo a los beneficiarios.

“No nos cerramos a ninguna posibilidad; sin embargo, en lo que vamos a exigir es que las vacunas que se traigan al país, tengan un carácter universal y gratuito”, señaló el ministro de Salud, Jeyson Auza.

Según Auza, la solicitud para importar 500.000 vacunas que había realizado la Cámara Nacional de Comercio tenía por objetivo su comercialización.

Nos abrimos a cualquier tipo de solicitud de una reunión en la que podamos establecer que ellos puedan adoptar cualquier mecanismo pero garantizando los principios de la vacunación”, reiteró Auza.

Al respecto, Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) señaló que considera que hubo un malentendido pues la importación de las vacunas tiene por objetivo impulsar la vacunación entre los trabajadores de manera gratuita.

“Vamos a seguir insistiendo porque creemos que esta lucha es de todos no solamente es una lucha del estado o de los gobiernos subnacionales, probablemente el temores que se comercialicen las vacunas”, señaló.

Más temprano, Javier Jauregui, gerente de la CNC señaló que tras el rechazo, tratarán de establecer diálogo con los gobiernos subnacionales que ya tienen la autorización para la importación directa de vacunas.


Comentarios