Cargar un tanque de oxígeno significa esperar entre 24 y 48 horas en la zona norte de la ciudad de Santa Cruz; muchas personas buscan este elemento para salvar la vida de sus familiares afectados por el Covid.

Deben pasar la noche junto al tubo que pretenden recargar, algunos en sus vehículos, otros en camping y también hay quienes duermen en la acera utilizando una frazada para cubrirse del frío que se siente durante la madrugada en esta época del año.

“Nadie se fija que tenemos un paciente que necesita oxígeno en nuestras casas, que de repente que si eso falta se muere”, declara un hombre que realiza la fila desde horas de la madrugada.

Las personas que llegan a este lugar en búsqueda de un elemento para salvar la vida a sus familiares que lo necesitan, piden atención a las autoridades a las denuncias de sobreprecio y revendedores que juegan con la salud y la vida de las personas que por desesperación llegan a pagar hasta Bs 1.000 por un tanque de oxígeno.

Lea también: Bolivia no tiene 228.000 segundas dosis de Astrazeneca, el Gobierno piensa en EEUU o España para pedir ayuda

Muchos afirman con impotencia que al igual que las personas que están en una clínica o un hospital, necesitan de este elemento para poder vivir, y que tal vez por falta de recursos optan por atender en casa a sus enfermos.

Poco más de 100 personas se encontraban haciendo fila la madrugada de este miércoles para cargar un tanque de oxígeno, esta situación se observa todas las noches así también y durante el día; manifiestan que el único objetivo de salvar la vida de sus seres queridos, que si no cuentan con este elemento pueden morir en el intento de luchar utilizando oxígeno.

Lea también

Comentarios