Los pacientes renales del Centro de Salud Jesús Ayala, en la capital cruceña, radicalizaron sus medidas de presión y este viernes realizaron una crucifixión al no recibir respuesta del Gobierno sobre el pago de la deuda por servicios de diálisis. Este viernes cumplen su tercer día de huelga de hambre.

El paciente renal, Jhonny Álex Guachalla de 43 años de edad, es parte de la huelga de hambre y cerca de las 14:00 se crucificó, pero luego de tres horas se descompensó debido a su delicado estado de salud.

Puede leer: Pacientes con cáncer y renales no reciben todas sus medicinas y deben comprar por su cuenta

Guachalla recibió ayuda y otra mujer de la protesta lo relevó parada en la cruz.

El director de centro, Javier Ayala, indicó a Unitel que actualmente se tiene insumos para 10 días más y que dependen de la solidaridad de las empresas que proveen los insumos.

En tanto, la responsable nacional del Programa Renal, María Isabel Garrón, confirmó la deuda y aseveró que en dos semanas se realizará el pago, sin embargo el tiempo apremia para los enfermos renales.

Garrón agregó que no recibieron de manera formal alguna advertencia por parte de centro sobre que se acaban los insumos. Añadió que si se envía la nota, podrán derivar a los enfermos a otros centros para que realicen su diálisis.

Los pacientes cumplen su tercer día de huelga de hambre pidiendo al Ministerio de Salud que, a través del Programa Renal, cancele la deuda que inició en septiembre de 2021 y que asciende a cerca de 7 millones de bolivianos.

Comentarios