La región de Santa Cruz, la más poblada de Bolivia y fronteriza con el Brasil, soporta la "peor tormenta" de contagios de covid-19, desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, al registrar este martes el mayor número de infecciones.

El gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud de la gobernación de Santa Cruz, Carlos Hurtado, informó en rueda de prensa que la región contabilizó en la fecha "3.278 casos positivos".

Explicó que nunca antes Santa Cruz, de casi 2 millones de habitantes y el más próspero del país, había registrado tal cantidad de enfermos en un solo día.

Acotó que es "la peor tormenta epidemiológica que hubiésemos vivido, desde que empezó esta pandemia en marzo de 2020".

El número de fallecidos de la fecha fueron 20, aunque aún por debajo de otras fechas. Trece de ellos no tenían una vacuna o sólo una dosis.

Bolivia, de 11,5 millones de habitantes, registró ayer un total de 4.934 contagiados, según datos del gobierno, y 46 muertos, en el pico de una cuarta ola que se prolongará hasta mediados de enero, según estimaciones oficiales.



Santa Cruz es el departamento que más contagios y fallecidos ha acumulado desde el año pasado, de los nueve departamentos de Bolivia: 37,63% de 585.624 infectados y el 39,74% de 19.622 muertos.

El gobierno del presidente Luis Arce, a fin de apaciguar el aumento de casos, decretó la semana pasada que desde el 1 de enero de 2022 se exigirá a todas las personas que acudan a lugares públicos la portación de su certificado de vacuna.

Se aceptarán los documentos de las personas que hayan cumplido "un esquema completo" de vacuna: Al menos dos dosis de alguna de las marcas Sinopharm, AstraZeneca, Pfizer, Sputnik V o una única de Johnson & Johnson

El documento también será requerido para los viajes terrestres y aéreos locales.

Las personas que por diferentes motivos se nieguen a recibir algún inmunizante deberán portar una prueba PCR o antigénica, 48 horas antes de acudir a un lugar público.

Comentarios