Escuchar o ver en las redes sociales a personas que aseguran haber quedado 'magnetizados' luego de recibir la vacuna contra el Covid-19 es algo que no debe ser tomado como una base informativa por lo que no se le debe dar relevancia a la hora de tomar la decisión de asistir a un centro de vacunación, así lo afirma Reinerio Vargas, encargado del punto de vacunación masiva de la Uagrm, en donde también es docente.

"Los antivacunas siempre han existido. Dicen que se les está colocando un chip, metales, esto es completamente falso", dice Vargas que apunta a que los inmunizantes tiene procesos que incluyen principios como virus vivos atenuados, virus inactivados o bacterias fraccionadas

"Lo que se le pone es un antígeno, y que sea nuestro organismo el que cree los anticuerpos para que, en el caso de que nos llegue la enfermedad, se lo pueda rechazar"

El profesional enfatiza en que "la única posibilidad que tenemos ahora, real, para salir de la pandemia es la vacunación" por lo que cualquier cadena de desinformación no debe ser tomada en cuenta.

Puedes leer: Bolivia depende de la disponibilidad de vacunas para cumplir su cronograma de vacunación

Indica que el hecho de que se pegue un metal en el brazo depende de muchos factores, y que esto puede responder a que "todos tenemos electrolitos en el organismo, también puede ser que la piel esté con una sudoración excesiva o mucha grasa", mientras que el tema del chip que se dice se coloca desde la jeringa, es una forma "absurda de asustar a la población".

Comentarios