La subvariante BA.5 de ómicron, que parece propagarse más rápido que otras, se ha detectado en al menos 22 países y territorios de las Américas y es probable que se vuelva predominante, alertó este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Además, ya es la que más se ha propagado en EEUU. 

La BA.5 ya constituye el 65% de los casos de coronavirus en Estados Unidos, dijo el martes la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés), Rochelle Walensky, que también señaló que la media de siete días de ingresos hospitalarios por covid-19 se ha duplicado desde principios de

La semana pasada se registraron 1.562.967 infecciones por el nuevo coronavirus y 4.789 muertes, una disminución del 0,9% en los casos y del 3,5% en los fallecimientos en comparación con los siete días anteriores, detalló la directora de la OPS, Carissa Etienne, en una rueda de prensa virtual.

También te puede interesar: "Covid-22": El coronavirus ha cambiado tanto que expertos creen que ya es otra enfermedad

Los casos se dispararon en Centroamérica (+54,9%) y aumentaron 2% en Sudamérica, mientras que disminuyeron 5,2% en el Caribe y 4,5% en América del Norte, añadió. 

Pero "una proporción cada vez mayor de casos está siendo causada por los sublinajes de ómicron BA.4 y BA.5 y esto está generando nuevas infecciones en todo el continente", explicó.

La subvariante BA.5 se ha detectado en al menos 22 países y territorios y es probable que se vuelva predominante en todas las subregiones durante las próximas semanas, calcula la OPS.

Este virus "no conoce fronteras", especialmente ahora que se han reanudado los viajes internacionales, pero las vacunas "siguen siendo muy eficaces" contra cualquiera de las subvariantes para prevenir enfermedades graves o la muerte.

En cuanto a la viruela del mono, en las Américas se registraron 1.325 casos (el 81% en Estados Unidos y Canadá) desde el 10 de mayo en 14 países y territorios, sin que haya que lamentar muertes. Esto representa el 14% de los casos mundiales.

De cara al futuro la OPS considera probable que haya brotes de otras enfermedades que requieran implementar rápidamente nuevas vacunas, por lo que llama a reforzar la capacidad de fabricación, sobre todo de las que utilizan la tecnología del ARN mensajero. 

Además pide un sistema regulatorio regional sólido, para garantizar que las nuevas vacunas sean seguras y eficaces, y una hoja de ruta compartida para mejorar la capacidad de producción de tecnologías de la salud en la región.

Tags

Comentarios