Son 46 los médicos que se retiraron del Hospital de Niños, en Santa Cruz, ante la falta de pago de salarios y la tardía renovación de contratos. Varias salas corren peligro de cerrarse y esperan que las autoridades nacionales puedan agilizar los trámites para que el nosocomio siga prestando atención a la población.

Ramiro Cabrera, jefe de la sala de Covid-19, explicó que faltan médicos pediatras, especialistas, subespecialistas, además del personal de enfermería, entre otros.

“Un hospital no puede dejar de atender hasta que se reponga el nuevo contrato. No se puede suspender la atención”, señaló Cabrera.

Los contratos, dentro del plan de mejora en la Accesibilidad a los Servicios de Salud Materna y Neonatal (AISEM), concluyeron el pasado 19 de agosto.


El jefe del Hospital de Niños, Freddy Rojas, comentó que “estamos haciendo atender con personas que no es para ese tipo de trabajo, si nos cortan totalmente tendremos que cerrar. Los médicos se han ido”, explicó.

Desde este miércoles no descartan salir a las calles en medida de protesta esperando que puedan ser atendidos por autoridades del Gobierno nacional. 

Comentarios