Este miércoles se inició el paro de 72 horas de los funcionarios de la Caja Nacional de Salud (CNS) que exigen la destitución del gerente general, Herland Tejerina, situación que afecta a varios de los asegurados, algunos acudían por una consulta, otros tenían cirugías programadas que se ven obligados a reagendar.

“Tenían que operar a mi esposo, ahora a dónde lo voy a llevar”, señala preocupada la señora Juana, afiliada a la CNS, que tenía la esperanza de que finalmente su compañero de vida sea operado y de esta manera pueda superar una dolencia que lo aqueja desde hace varios años.

Otra persona que tiene una dolencia cardiaca también vio frustrada su atención y cabizbaja señaló que solo estaban atendiendo emergencias. “Tenía que venir a mi control de cardiología”, explicó.

Otros asegurados se enteraron del paro cuando vinieron a sacar una consulta; sin embargo, se vieron obligados a regresar a sus hogares, sin haber recibido la atención médica, hay quienes tenían previsto realizarse análisis muy importantes para su diagnóstico.

“Tenía cita para rayos X, no hay derecho”, fue la reacción de una mujer que resignada tuvo que regresar a su hogar.

Fueron varias las personas que tuvieron que regresar a sus casas, resignadas a seguir con sus dolencias.

Según el Gobierno, el paro convocado por la CNS fue acatado por pocos funcionarios y se adelantó que quienes cumplieron la medida de presión serán sancionados.

“Se está trabajando en un 64.6% de manera normal”, afirmó José Víctor Patiño, director ejecutivo de la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social a Corto Plazo (Assus).

Comentarios