La viruela del mono ha comenzado a causar preocupación en todo el planeta. La Organización Mundial de la Salud activó hace dos semanas su máximo nivel de alerta para tratar de contener el brote de viruela del mono, que ha afectado a casi 17.000 personas en 75 países, uno de ellos Bolivia donde se ha detectado el primer caso de esta enfermedad esta semana.

La viruela del mono es un virus endémico de África Occidental y Central que se transmite a los humanos a través de mamíferos como simios o roedores, de ahí el origen de su nombre. La transmisión se produce a través del contacto estrecho con un paciente contagiado y su letalidad es del 4 al 10% en África.

Hasta el 19 de julio, las autoridades sanitarias estadounidenses (CDC) informaron de más de 16 mil casos confirmados en 75 países en los que la enfermedad era hasta ahora desconocida.

No existe un tratamiento específico para este virus, pero la vacuna contra la viruela común protege hasta en un 85%, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo los más jóvenes no recibieron el inmunizante. Al erradicarse la enfermedad en los años 80 la vacuna dejó de producirse y por tanto de aplicarse.

Según datos del Ministerio de Salud de Bolivia, la vacuna en el país ya no se aplica desde finales de los 70, pero se conocen casos de bebés que fueron vacunados hasta mediados de la década de los 80, cuando ya dejaron de llegar las dosis.

PUEDES LEER: Dos personas en observación tras primer caso sospechoso de viruela del mono en Santa Cruz

¿Cómo saber si estoy vacunado contra la viruela?

La vacunación frente a la viruela fue obligatoria en casi todo el mundo hasta inicios de los 80, cuando la enfermedad fue erradicada. La vacuna se inoculaba a todos los niños entre los 12 y los 15 meses, por lo que se estima que todas las personas mayores de los 40 o 50 años hayan recibido la dosis y por tanto estén inmunizados frente al nuevo brote de viruela del mono.

Bolivia inició en 1958 una campaña agresiva de vacunación de viruela tras tener la tasa de contagio más elevada de América. La inmunización fue obligatoria y logró erradicar la enfermedad en pocos años. En las siguientes tres décadas todos los bebés eran vacunados contra el virus.

Entonces, si naciste entre 1958 y 1980 es casi seguro que tienes la vacuna contra la viruela. 

La Organización Mundial de la Salud advierte de que "la vacuna ya no está accesible al público, puesto que se suspendió su producción tras la erradicación mundial de la viruela. Con todo, la vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve".

TE PUEDE INTERESAR: Viruela del mono: Cuáles son los síntomas y otras seis cosas que debes saber sobre esta enfermedad

¿Cómo saber si me vacunaron?

La forma más segura de saber si estás vacunado es la cartilla de vacunación que siempre emitió el Ministerio de Salud. Aunque es probable que por el paso del tiempo y al no ser un documento que sirva para ciertos trámites el mismo se haya extraviado durante el transcurso de los años.

La otra prueba de la vacuna puede estar en nuestro propio cuerpo. La gran mayoría de las personas que han recibido la vacuna muestran una marca en el brazo fruto de la técnica que se utilizaba para administrarla. Esto se debe al tipo de aguja empleada para su inoculación, que era específica para esta vacuna. En la década de los sesenta era habitual el uso de una aguja bifurcada, es decir, con dos puntas en el extremo.

Esta aguja se sumergía en la solución de la vacuna y quedaba una gota del líquido entre ambas puntas. En lugar de inyectarse, se pinchaba la piel unas 15 veces en pocos segundos, lo que provocaba estas pequeñas protuberancias que, al cicatrizar, dejaban esta llamativa marca en el brazo.

@unitel.bo ¿Cómo diferenciar la viruela común con la viruela del mono? #unitel #salud #viruela #virueladelmono #enfermedad #zoonosis #virus #diferencias #educativo #ciencia #síntomas #tiktokespañol ♬ Documentary, document, etc. - m.okubo

Este tipo de aguja, ya en desuso, fue creada por Benjamin Rubin en 1965 pero se sustituyó por las agujas hipodérmicas a partir de la década de los setenta.

Sin embargo, el especialista en Patología, Vicente Baos señala a la radio Cadena SER que "no todo el mundo tiene una cicatriz en el brazo aunque esté vacunado. Es un dato a tener en cuenta, pero no es la manera de saberlo".

Baos también aclara que un test serológico tampoco va a resolver nuestras dudas: "No se puede hacer ningún tipo de análisis. La viruela humana quedó en el olvido y actualmente no hay ningún laboratorio que esté preparado para medir nuestro nivel de anticuerpos de la viruela.", señala.


Comentarios