La secretaria de Seguridad Ciudadana y el Departamento de Expendio de Bebidas Alcohólicas, junto a la guardia municipal, realizaron un operativo de control en la capital cruceña llegando a clausurar varios lenocinios y rockolas que estaban funcionando pese a las restricciones.

Se evidenció que estos negocios atendían a sus clientes a puertas cerradas para evitar que hayan una intervención, cosa que al final ocurrió pues los funcionarios lograron ingresar y proceder a la intervención.

Uno de los locales en donde se encontró a infractores fue uno boliche ubicado en el segundo anillo, casi Canal Cotoca.

Allí se encontró a decenas de jóvenes que consumían bebidas alcohólicas, en una evidente aglomeración, sin respetar la ley seca que rige en la capital.

Comentarios