Rubén Costas recibió la dosis de la vacuna Sinopharm contra el Covid este viernes; lo hace a pocos días de dejar el cargo como gobernador de Santa Cruz. Junto a él, también recibieron la vacuna su esposa, Sonia Vincenti, y el secretario de Salud, Marcelo Ríos y el gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado.

Durante el acto, la autoridad recordó diversos hechos y anécdotas que se tuvieron desde que se confirmó el primer caso en el departamento y cómo se tuvo que enfrentar la pandemia.

Una de estos sucesos fue cuando la paciente cero que llegó desde Italia hasta su domicilio en el municipio de San Carlos, era impedida por personas e incluso trabajadores en salud para ingresar un hospital.

Reveló que fue Carlos Hurtado, hoy gerente de Epidemiología del Sedes, quien la acompañó en la ambulancia "dándole consuelo" y que, al no poder ser ingresada a un centro, tuvo que llevarla a su domicilio para que pueda dormir. Al día siguiente se tuvo que acondicionar un ambiente dentro del COED para recibir a esta mujer.


Un momento emotivo fue cuando celebraron las acciones de Oscar Urenda, extinto secretario de Salud, quien incluso declinó una invitación para ser ministro del área para mantenerse "junto a su pueblo" y que, pese a haberse contagiado del virus, cuando recuperó y probablemente "con sus defensas bajas" no dudó en ir hasta Beni para ayudar en la crisis sanitaria que se tenía en ese departamento durante uno de los picos más altos de la pandemia.

Otro de los casos que recordó Costas fue cuando se tuvo la participación de empresarios quienes ofrecieron sus maquinarias para que se proceda a la fumigación masiva de las calles y lo que implicó el desgaste logístico que suponía un reto de esa magnitud.

Comentarios