Tras conocerse el viernes que la niña de 11 años de Yapacaní que está en gestación producto de una violación había sido internada en un centro de salud para interrumpir el embarazo, la Iglesia Católica manifestó su esperanza para que este procedimiento no se lleve adelante y ofreció apoyo a la madre y a la bebé en caso de desistir.

El delegado Episcopal de Salud, Víctor Hugo Valda, señaló que la Iglesia Católica se compromete a brindar cuidado, apoyo psicológico y material para la bebé y para la niña en estado de gestación. 

También te puede interesar: Embarazo de la niña de 11 años violada en Yapacaní será interrumpido

“Va a tener con nosotros con la Iglesia Católica educación digna, va a tener alimentación, vivienda, y en particular la casa Madre María”, manifestó Valda.

El delegado aseguró que la iglesia ha tenido contacto con la menor y su familia, quienes les informaron que habían desistido sobre la interrupción del embarazo, que había sido anunciado el viernes y para el que ya había sido sometida a exámenes.

“Tengo entendido que se ha constituido un abogado para la mamá y la niña y está en este momento haciendo los memoriales de representación ante la Defensoría para que pueda ser respetada la visión de la madre de la niña”, dijo.

La plataforma Por la Vida y Familia y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos pidieron atender el pedido de la menor y su familia.


Comentarios