La víctima había salido de su hogar para recoger unos análisis médicos cuando fue interceptada por dos hombres, los que durante su cautiverio no solo abusaron de ella, sino que no le proporcionaron ningún tipo de alimentación. La joven está destrozada psicológicamente y se encuentra en una clínica recibiendo atención especializada.

Fue el jueves 9 de septiembre, cuando la víctima de 20 años salió de su hogar en Cotoca para dirigirse a un centro de salud donde debía recoger unos análisis médicos que le habían realizado a su madre.

También te puede interesar: El Alto: Madre de la niña violada por su padre tenía conocimiento de la agresión, según informe

Por información que brindó la víctima a sus familiares, se supo que fueron dos hombres, uno alto y otro de baja estatura, quienes tras interceptarla la subieron por la fuerza a un vehículo de color blanco.

Desde ese día nadie supo nada de la joven, tampoco su madre quien manifestó que no denunció el hecho pues tenía miedo que maten su hija.

“No sabía qué hacer (…). Tenía miedo que me la puedan matar, le rogaba a la virgencita de Guadalupe para que me la proteja”, señaló la progenitora.

Durante su rapto, la víctima contó que fue violada por sus captores y que además pasaba mucha hambre pues no le proporcionaban ningún tipo de alimentación ni bebida.

La mujer fue encontrada en una calle en el centro de la capital cruceña. Personas dedicadas al comercio la auxiliaron y dieron parte de la situación a la Policía. 

“Ella fue encontrada casi desmayada y sin conocimiento. Pido la pena máxima para los responsables”, dijo la madre.

La víctima que se encuentra recibiendo atención médica especializada, contó a sus familiares que los abusos a los que fue sometida ocurrieron en Santa Cruz.  

}



Comentarios