Las llamadas de atención y clausuras de rockolas y otros negocios dedicados al expendio de bebidas alcohólicas son frecuentes para la Alcaldía cruceña; sin embargo, las fiestas en casas particulares se han convertido en un problema.

“Las fiestas privadas son las que más problemas dan a la ciudad, lamentablemente el municipio no puede entrar a los hogares. Tenemos alrededor de 20 denuncias al día”, manifestó Carlos Jiménez, director de Movilidad Urbana de la Alcaldía.

El funcionario explicó que si bien los funcionarios municipales no pueden ingresar, se coordinan acciones con la Policía y con el Ministerio Público.

La Fiscalía puede entrar a lugares privados”, señaló Jiménez, quien agregó que lo que se busca con estas acciones es evitar aglomeraciones y de esta manera, nuevos contagios por Covid-19.

El funcionario agregó que debido a que cada vez es más frecuente el respeto a las restricciones, se evalúa qué sanciones se pueden aplicar a las personas infractoras.

“Al no haber sanciones, la gente se acostumbra y acata menos, entonces evaluaremos las medidas”, manifestó Jiménez.

Comentarios