El Monseñor Sergio Gualberti ofició la celebración de Domingo de Ramos en la catedral de Santa Cruz de la Sierra, un acto que da inicio a la Semana Santa. Adelantó que es un tiempo en el que la Iglesia nos hace revivir los últimos días de la vida de Jesús.

En el acto también recordó la pasión de Cristo, y recordó que “Jesús no huye de la Pasión, sino que la enfrenta con la fuerza del amor y la verdad”.

El arzobispo de Santa Cruz advirtió que “la administración corrupta y servil de la justicia está sembrando división, conflicto; impide reconciliar y pacificar el país, reactivar la economía, superando todos juntos la crisis general que vivimos”.

Gualberti invitó a la población a “reconocer al Señor crucificado también en las víctimas de una administración corrupta y servil de la justicia”.

Añadió que Jesús, con su ejemplo, indica el camino, un camino de sencillez, humildad y espíritu de servicio.

Por la pandemia, en este Domingo de Ramos no se realizará la tradicional procesión católica. Se bendijo las palmas en la plaza 24 de Septiembre.

Comentarios