Pasadas las 22:00 horas de este martes, en la zona del Plan Tres Mil de Santa Cruz, se pudo evidenciar varios negocios, licorerías, restaurantes y tiendas abiertas atendiendo al público con normalidad pese las restricciones establecidas por el municipio la pasada semana.

Mototaxistas y algunos vehículos transitando sin ningún control pese a las prohibiciones en esta zona de la ciudad.

Hasta la rotonda del Plan, llegó personal de la Alcaldía y la Policía poco después, para pedir a una gran cantidad de comerciantes ambulantes que se retiraran del lugar.

Comerciantes piden a las autoridades al menos dos horas más para poder vender sus productos, aseguran que esta medida les afecta económicamente y que necesitan trabajar.



Comentarios