Se cumple el octavo día de incendio forestal en la zona de Roboré en el departamento de Santa Cruz. El viento ayuda a que el fuego consuma todo a su paso y está cerca de llegar a comunidades cercanas, como La Candelaria y San Rafael, además de San Lorenzo y Aguas Calientes.

Los bomberos trabajan sin parar pero necesitan más apoyo, comentan que las columnas de fuego tienen varios metros de altura y por el calor no se pueden acercar para cumplir con el objetivo, que es cortar las llamas.

Hasta el momento son casi 20 mil las hectáreas consumidas por el fuego.


Comenzó en El Naranjo, siguió por Candelaria hasta llegar a San Rafael y otras comunidades cercanas. “En menos de 5 minutos la fuerza del viento lo integra de nuevo (al fuego). Es grave ver eso porque no se puede uno apegar ahí”, comentó un bombero.

Y es que el fuego se vuelve incontrolable porque los bosques están secos. “Buscamos que el fuego no avance hacia las comunidades de San Rafael, San Lorenzo, Aguas Calientes”, comentó otro bombero.

La Candelaria

La quema de los bosques trae consecuencias. La encargada del centro de salud de La Candelaria explicó se registraron personas con resfríos y fiebre. Mientras que personas mayores reportaron con diarrea y dolores de cuerpo.

La humareda se incrementó y también está afectando a los pobladores.

“Tenemos pocos medicamentos, nos llegó una donación pero ahora ya no hay. Ahorita hay pocos afectados, más adelante habrán más. Van a ver enfermedades, resfríos, dolor de garganta, infecciones y otras más”, señaló la encargada. 


Comentarios