Tiene 23 años de trabajo como fisioterapeuta dentro del hospital San Juan de Dios. La pandemia le cambió la vida. Rosse Mary Velázquez tuvo que atender a pacientes con Covid-19 al ver que sus colegas de trabajo iban cayendo con esta enfermedad.

Velázquez tiene 50 años, es padre y madre dos hijos que con mucho sacrificio ha sacado adelante, es la tercera de cinco hermanos.

Sus colegas y amigos de trabajo destacan  el profesionalismo y el gran corazón que tiene. Aseguran que  siempre ayuda su prójimo.

Se contagió del Covid-19 y supo vencer la enfermedad para seguir cerca de los suyos. Al igual que esta mujer guerrera que expone su vida, hay muchos trabajadores del sector salud que día a día luchan contra este enemigo invisible.

No te perdás de nuestro Cruceño de Oro.

Comentarios