La semana pasada se conoció que una bebé de tan solo siete meses de nacida perdió la vida en manos de su propio padre, que decidió asfixiarla.

Sobre el caso, se conoce que semanas atrás, antes del atroz crimen, la Justicia había determinado al padre pagar pensiones para la manutención de su hija, pero éste no tomó la decisión de buena manera.

El pasado viernes, tras varias amenazas, el sujeto interceptó a la madre de su hija y a su bebé en medio del campo en la provincia Omasuyo, cerca de Achacachi, luego de una discusión, el sujeto huyó con la niña para posteriormente estrangularla y así acabar con su vida.


El coronel Jhonny Vega, director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), informó que el sujeto le habría arrebatado a la madre el aguayo donde llevaba a la bebé y posteriormente huyó con ella.

Tras un operativo de Inteligencia de la Policía, el sujeto fue aprehendido cerca de su comunidad, dentro de la casa de una familiar.

El acusado de asesinar con sus propias manos a su bebé, se acogió al derecho de guardar silencio, por lo que este domingo, la Justicia envió al penal de Chonchoro al infanticida de 40 años.

Comentarios