Los días pasan y aún no se da con el paradero del feminicida confeso de Edith Huanca, quien murió tras sufrir una serie de lesiones por martillazos y puñaladas.

Roberto Roque Jihuacuti es buscado por la justicia luego de haber dejado una carta cerca del cuerpo ya sin vida de su pareja en donde confesaba el crimen y afirmaba que lo hizo porque “las mujeres deben obedecer a los hombres”.

Escolástico Jihuacuti, abuelo de Roberto, no tiene dudas de la responsabilidad de su nieto en este crimen y le pide  entregarse a la Policía.

El hombre tiene 86 años y cuenta que desde hace días no puede dormir tratando de entender qué paso en la casa que está a unos metros de su hogar.

El hombre afirma que tiene muchas dudas pero si una certeza, que Roberto debe pagar las consecuencias de sus hechos. “Hasta yo estoy pidiendo justicia, que reconozca que ha hecho ese error”, declaró a la red UNITEL.


Don Escolástico cuenta que después de la muerte del padre de Roberto, él tuvo que hacerse cargo de la crianza de su nieto, admitiendo que su educación fue tradicional, pero siempre con valores de la familia y de respeto hacia la mujer.

La Policía indaga si el asesino salió del país, por lo que el abuelo de Roberto pidió a sus familiares que viven en Chile, denunciar la presencia del feminicida si llega a ellos y que lo entreguen a las autoridades como debe de ser.

Comentarios