Celia Castedo, quien trabajaba como funcionaria de Aasana cuando ocurrió la tragedia aérea del vuelo de Lamia e investigada porque supuestamente fue quien autorizó el vuelo charter en el que viajaba el Chapecoense, asegura que la investigación en Colombia la absolvió de toda culpa. Señala que no era responsable de autorizar vuelos, pues su trabajo era de apoyo aéreo.

“El informe final de la investigación en Colombia dice que soy inocente, que actué de forma adecuada. Eso está escrito y en audio”, señaló Castedo, quien considera que la investigación en Bolivia ya debería estar cerrada pues la Fiscalía tiene la documentación realizada en el país caribeño.

La investigada agregó que en el cargo que ocupaba en Aasana no tenía la autoridad para autorizar vuelos y menos aun cuando se trataban de vuelos chárter.

Yo hago el trabajo aeronáutico, brindo información de servicio aeronáutico, apoyo al control aéreo, no soy autoridad, no tengo nada que ver con eso,  simplemente soy funcionaria de apoyo al tráfico aéreo”, sostuvo Castedo.

La mujer señaló que el 5 de noviembre decidió salir del país y solicitar refugio en Brasil pues consideró que no existían condiciones para ser juzgada; sin embargo, decidió retornar hace 45 días para someterse a la investigación.

Estoy aquí para someterme a la justicia, antes no lo hacía porque no había las garantías necesarias”, señaló

Indicó que le costó mucho dejar el país y su familia. “Es muy triste, estar lejos de tus hijos ,de tu madre, duele dejar tu pueblo y el país”, señaló Castedo.

El 28 de noviembre del 2016 un vuelto charter de la empresa Lamia despegó desde Santa Cruz rumbo a Medellín, Colombia, transportando al equipo de fútbol Chapecoense, minutos antes de aterrizar se estrelló contra un cerro. Producto de este siniestro 71 personas murieron y seis sobrevivieron. 



Comentarios