Los abogados de José Antonio Rosales, uno de los procesados en el caso de violación grupal, lograron desvirtuar los riesgos procesales de su acusado, por lo que la justicia decidió otorgarle medidas sustitutivas.

“Hay determinaciones que no compartimos. Se apeló la cesación de la detención preventiva”, manifestó el fiscal departamental Roger Mariaca.

De esta manera, solo dos de los cinco procesados se encuentran recluidos en Palmasola, mientras concluya el proceso judicial por este caso.

Rosales, junto a otros cuatro jóvenes, uno de ellos menor de edad, son investigados por la presunta violación grupal a una joven de 18 años, ocurrida diciembre de 2018 en un motel de Santa Cruz.