Los exministros Arturo Murillo y Luis Fernando López han sido acusados formalmente dentro del caso gases lacrimógenos, así lo informó este jueves el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa.

Además de las exautoridades, también deberán responder ante la justica otras siete personas que tendrían implicancia en el proceso de contratación irregular de adquisición de gases antidisturbios para la Policía Boliviana a través del Ministerio de Defensa a finales de 2019.

Lanchipa remarcó en conferencia de prensa que esta compra causó un daño al Estado de 16 millones de bolivianos. Los delitos que se investigan son uso indebido de influencias, contratos lesivos al Estado, incumplimiento de deberes, enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado y otros.

"Por estos delitos la Fiscalía solicita la pena máxima para los acusados. El Ministerio Público emitió la acusación debidamente sustentada basada en 37 pruebas testificales, 179 pruebas documentales, una pericia de auditoría forense realizada por el IDIF que demuestra el daño causado al Estado", dijo Lanchipa que adelantó se está a la espera de la fecha para el inicio del juicio.

Dentro de la lista de acusados en este caso está el exdirector de Asuntos Administrativos del Ministerio de Gobierno, Sergio Alberto Zamora, el exdirector de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Defensa, Raúl López, el exjefe de la unidad de Análisis Jurídico del Ministerio de Defensa, Alan Menacho, el exdirector de Logística, Pedro Rea, la exdirectora general de Asuntos Administrativos, Ruth Palomeque, el exresponsable de artículos clases 5 del Ministerio de Defensa, Denis Vera y el
representante legal de la empresa Bravo Tactical Solutions, Bryan Samuel Berkman, quien fue declarado rebelde y que fue detenido en Estados Unidos, en el caso de lavado de dinero que implica a Murillo.

Comentarios