El pasado miércoles se produjo un atraco en puertas de una clínica privada de Santa Cruz, donde antisociales arrebataron de la mano un maletín con Bs 396 mil a un trabajador.

Ernesto Oliva, director de la clínica, informó que la Policía se encuentra en etapa de investigación, por lo cual no se ha dado detalles de los avances, para no entorpecer el proceso.


Sin embargo, Oliva asegura que dos personas que trabajan en la clínica lograron dar detalles descriptivos de las personas involucradas en este robo, por lo que su declaración será clave para dar con el paradero de estos antisociales.

“El guardia los estaba siguiendo, porque sospechaba de ellos, pero se iban escapando, pero él los identifica muy bien”, indicó el director de la clínica a UNITEL.

Asimismo, otra trabajadora pudo observar al presunto responsable de llevarse el dinero, momentos antes del hecho.

“Ambos lo vieron cara a cara y sin barbijo al delincuente, tienen la identidad muy clara”, aseguró.

Lee también: Tras nuevos videos, sospechan que hay un tercer implicado en el atraco en puertas de una clínica

Oliva aclaró que este trabajo y traslado de dinero se viene realizando desde hace mucho tiempo.

“La persona mayor de edad es la que hace el retiro por cuestiones de edad, es más fácil avanzar en la fila de los bancos, después va una persona, generalmente un hombre, con la ambulancia para que con la sirena se pueda avanzar más rápido”, contó.

El director afirma que en esta oportunidad no se siguió el mismo protocolo, debido a que cuando llegaron a la puerta de la clínica se encontraba ahí un camión basurero, por lo que decidieron darse la vuelta y esperar por unos minutos para retornar y tener espacio.

Lee también: “Salió disparando”: trabajador cuenta cómo le arrebataron Bs 396.000 fuera de una clínica

“Involuntariamente las personas que fueron (a recoger el dinero del banco) no siguieron la misma ruta, cuando estaban llegando la primera vez a la clínica, aparentemente estaba el camión basurero, y en lugar de bajarse y dejar el dinero, se fueron a la vuelta a fumar un cigarro y a charlar mientras esperaban, como si esto fuera caramelo”, expresó.

Sé que ha sido involuntario, no estoy acusando a nadie, porque es gente que trabaja mucho tiempo con nosotros”, agregó.

Comentarios