El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, informó este miércoles que los dos policías y el voluntario del Gacip estaban arrodillados y con las manos en el suelo cuando fueron abatidos.

Aguilera señaló que “lo grave” en la reconstrucción del hecho efectuada por la Policía se determinó que “los disparos han sido de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás. ¿Qué quiere decir?, que los funcionarios, los camaradas se encontraban en posición arrodillada, con las manos en el suelo”.


El informe detalla que el voluntario del Gacip, José David Candia, recibió en total seis impactos de bala, de los cuales cuatro fueron disparos de remate mientras éste se encontraba en el suelo. 

Puede leer:  Ataque en Porongo: Suspenden la fiesta de San Juan tras muerte de policías

En el caso del sargento Eustaquio Olano tenía cuatro impactos, de estos tres fueron efectuados cuando estaba en el suelo. Aguilera indicó que en el cuerpo del sargento primero Alfonso Chávez Flores, se detectaron dos impactos de bala de fuego en diferentes regiones del cuerpo, y que también estaba arrodillado.

En total, doce balas llegaron a los cuerpos de las tres personas, además se hallaron impactos en el motorizado. En el lugar se encontraron 17 vainas servidas.

Aguilera indicó que los primeros disparos, por parte de los atacantes, se realizaron a una distancia de 80 metros.

Este martes por la tarde, los dos uniformados y el voluntario fueron abatidos en Porongo por dos hombres que estaban a bordo de un vehículo tipo Ipsum.

Comentarios