En 2018 Bolivia registró 23.100 hectáreas de cultivo de coca, una cifra que ahora puede superar las 33.000, según proyectó el ministro de Gobierno Eduardo Del Castillo que manifestó su preocupación por esta situación.

Dentro de su análisis, la autoridad recalcó que mucho tuvieron que ver las políticas implantadas en el Gobierno de Jeanine Áñez pues la subida ha sido mayor en los últimos once meses.

"Cuando se abandonó nuestra política integral, nuestra nacionalización de lucha contra el narcotráfico hemos subido a más de 33.000 hectáreas de cultivos de coca", dijo a tiempo que adelantar que se está gestando un plan integral de prevención para la lucha contra las drogas que incluye a los ministerios de Educación y Desarrollo Rural.

"En la gestión 2020, son 178 días que no se trabajó en erradicación ni racionalización de la hoja de coca en el pañis", apuntó.

Fusión de agencias

​El Ministerio de Gobierno planteó ante la Asamblea Legislativa la fusión del Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) y la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (UELICN).

Esta medida forma parte de una política de austeridad y eficiencia que, dentro de los cálculos mencionados, permitirá un ahorro al Estado de 3 millones de dólares en servicios, alquileres y fotocopias, entre otras cosas.