La investigación en Argentina sobre la muerte de la boliviana Patricia Rendón Rodríguez en la ciudad de Catriel. La Fiscalía del vecino país reveló que el hombre tuvo acceso al teléfono de la víctima después de su muerte. 

El principal acusado es su expareja, Luis Fernando Cronenbold, quien indicó el lugar en el que había dejado a su víctima que era buscada desde el pasado martes.

"Hay dos hechos ciertos comprobados: Patricia usaba el teléfono bloqueado con su dedo pulgar, así lo contaron sus amigos. Fernando rompe el teléfono cuando la Policía lo encuentra. El otro hecho es que él le cortó el pulgar derecho, y nuestra conclusión es que lo hizo para usar el móvil; sin embargo el pulgar no fue hallado todavía", indicó el fiscal argentino, Gustavo Herrera en la radio argentina AM550.

El fiscal indicó que al inicio de la investigación por la desaparición de la joven, el equipo de investigación se centró en buscar la información de los celulares de Patricia y Luis Fernando , y pudieron comprobar que funcionaban “en paralelo”.

"Logramos recuperar el teléfono de Patricia que estaba en poder de Fernando, y es cierto que lo tenía en el calabozo. Nosotros entendimos que burló la primera requisa policial", indicó Herrera.

El fiscal indicó que al recuperar el celular de Patricia, “él entonces dice que iba a entregar el cuerpo, y en función de eso es que vamos al lugar descampado a 80 kilómetros y comenzamos la búsqueda. Si él no nos llevaba no lo encontrábamos nunca al cuerpo".

Respecto a la autopsia, determinó que la joven fue golpeada en el rostro provocándole el hundimiento de su cráneo y hemorragia.

Comentarios