La noche de este lunes una mujer atrapó en el Barrio Chino a un hombre que le vendió por 500 bolivianos, un celular que en realidad se trataba de dos vidrios hábilmente unidos por una cinta y que simulaban un smartphone. Dos fueron las víctimas estafadas con este mismo procedimiento.

La afectada contó que el hombre le mostró lo que parecía un celular y le pidió 500 bolivianos para vendérselo, trato que ella aceptó; sin embargo, minutos después de pagar comprobó que solo se trataba de dos vidrios.

También te puede interesar: Recuperan las medallas, trofeos y pertenencias que fueron robadas al atleta Vidal Basco

“Solo era vidrio, uno no se puede imaginar, nunca me pasó eso, parece un celular. Lo puso como en un estuche, no me he podido dar cuenta”, protestó.

Al darse cuenta del engaño, la mujer se movilizó y logró dar con el hombre al que atrapó. Minutos después se acercó otra persona que también había sido estafada de la misma manera. Fue entonces que el acusado devolvió 100 bolivianos a la segunda víctima.

Sin embargo, la primera mujer estafada contó que el hombre ya no contaba con los 500 bolivianos que había pagado y por ello, con ayuda de uniformados llevó al acusado hasta dependencias de la Policía.

Según la mujer a la comisaría donde fue, no quisieron aceptarle su denuncia. “Me dicen que traiga mi abogado, mi carnet, y así van a poder seguir”, contó la mujer.

La víctima contó que el hombre le pidió retirar la denuncia e incluso la amedrento indicándole que podía pasarle algo a sus familiares.

“Cuando me toman los datos, el joven me dice que tiene abogados, que tiene familia y amenaza a mi hijo. Me dice que puede pasarme cualquier cosa”, manifestó la mujer.

Comentarios