Hans Bowles, el hombre acusado de agredir a su hijastro y dejarlo con siete días de impedimento fue enviado a la cárcel de Palmasola con detención preventiva por seis meses. La audiencia cautelar se realizó la noche de este sábado en una clínica privada a la que fue trasladado el hombre tras sufrir un “desmayo” en el tribunal donde debía llevarse adelante la comparecencia en primer lugar.

Bowles fue dado de alta de la clínica y fue sacado de la misma tras terminar la audiencia cautelar  y trasladado a celdas del Distrito Policial 8 (DP-8). Este domingo por la tarde el menor agredido debe declarar en la cámara Gesell ante la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y deben estar presentes todas las partes, incluido el detenido. Luego será trasladado hasta Palmasola.

La audiencia cautelar fue seguida de cerca por la Defensoría del Pueblo, los vecinos que denunciaron el hecho y grupos de activistas de defensa de los derechos de la niñez.


Finalmente, médicos de la clínica y peritos del IDIF determinaron que Bowles estaba en perfecto estado de salud para someterse a la audiencia de medidas cautelares. La Fiscalía informó que pidió la detención preventiva de este sujeto por considerar que hay riesgos procesales que podrían afectar el desarrollo de la investigación.

Esta persona se entregó a la Policía la noche del jueves tras conocer que se había emitido una orden de aprehensión en su contra. Tras ser presentado negó los maltratos y señaló que solo había aplicado un “correctivo” al niño.

El abogado defensor también señaló que es inocente y que la madre del pequeño niega los maltratos.

El caso llamó la atención de todo el país. El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, presentó el viernes por la mañana al agresor y reveló que éste tenía antecedentes de violencia intrafamiliar.

Un video grabado por video aficionados, y difundido este fin de semana, muestra el comportamiento agresivo de Bowles con dos trabajadores que realizaban unas instalaciones técnicas en su domicilio.

Comentarios