La Fiscalía decidió que Katherine Áñez, madre del menor que sufrió una agresión de su padrastro, se defienda en libertad mientras se lleva adelante la investigación por el caso de violencia doméstica en la que se encuentra sindicada como cómplice.

Áñez se presentó ante el Ministerio Público la tarde de este lunes y llegó acompañada de su abogado. En su comparecencia se acogió a su derecho constitucional a guardar silencio.

Poco después de cumplirse la citación, la Fiscalía comunicó que la investigada presentó los documentos que acreditan que es la única responsable de cuidar de un menor de un año y siete meses, hermano del niño agredido e hijo de Hans Bowles, por lo que en cumplimiento de la normativa no podía pedirse su aprehensión. 

La Fiscalía además ordenó medidas de protección especiales en contra del menor de edad víctima de los hechos, por lo que su madre no podrá acercársele bajo ninguna circunstancia con el propósito de evitar posibles intimidaciones.

La madre no podrá ingresar al domicilio de la víctima, no podrá comunicarse ni directa ni indirectamente con él, queda suspendido el régimen de visitas, no podrá circular en lugares por donde el niño transite.

La justicia además ha ordenado que la mujer debe someterse a programas de tratamiento psicológico y educativos “tendientes a la modificación de conductas violentas y delictuales”.



Comentarios