Javier Cedeño, exjefe de Recursos Humanos de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, señaló a Angélica Sosa como la funcionaria que estuvo durante años detrás de la creación irregular de ítems fantasmas y que Antonio Parada solo era una pieza de la supuesta estructura que se creó al interior del municipio para beneficiarse de recursos públicos.

Cedeño cita a varios exfuncionarios en su declaración ante la Fiscalía como parte del entorno de Sosa y a su esposo Sergio Perovic. Señala a Lourdes Ardaya de haber sido “el vínculo entre el Palacio de Justicia y la Alcaldía”, aseguró que incluso fue beneficiada con ítems fantasmas a favor de sus familiares.

También señala a Eliane Saavedra, exjefa de Protocolo, como “gente de confianza” de Sosa. Dice que gozó de varios privilegios, entre ellos seguir recibiendo un sueldo durante seis meses mientras atendía los problemas judiciales de su hijo, que fue denunciado en un bullado caso de violación grupal. Esta mujer fue vista cerca de la exalcaldesa en la clínica poco antes de su aprehensión.

Cedeño menciona que se puso a gente en puestos clave a pesar de que no tenían las competencias exigidas. Mencionó el caso de Sandra Velarde, que es de profesión arquitecta, pero que aun así fue puesta al frente de las finanzas del municipio.

“Sandra Velarde era la encargada de dar el presupuesto, debe prever que haya plata, se debería esperar a que haya plata, pero se hacían modificaciones presupuestaria para asignar a sueldos de contratos, las finanzas no preveían el corte de presupuesto, varias categorías quedaban sin presupuesto, es un manejo de números y montos, si hubiera entrado personal adecuado habría cuadrado”, señaló.

PUEDES LEER: Cedeño acusa a Angélica Sosa y a su esposo Sergio Perovic de montar una estructura de corrupción​

Otro exfuncionario citado es Franz Sucre, que quedó como presidente del Concejo Municipal luego de que Sosa asumiera como alcaldesa interina. Según Cedeño la esposa de este munícipe gozaba de un ítem sin trabajar y dice que se le entregó un vehículo Mazda Rojo.

Cedeño también menciona a Paulo Roberto Añez como el responsable de Parques y Jardines. “Él era el encargado de los proyectos y demás, han manejado el mismo sistema de sobreprecios y recaudaciones para Sosa”.

Sobre el personal que trabajaba con Perovic, señala al concejal Roberto Ayala, que fue suplente de Angélica Sosa, dice que juntos se encargaron de los descuentos a los funcionarios que trabajaban en la Alcaldía. “Hacían pagar a los funcionarios el 5% y hasta más en época de pandemia”.

Además de los exfuncionarios, según Cedeño, Sosa otorgó sueldos para los representantes vecinales de los 15 distritos. “Estos 15 eran personas que no marcaban y figuraban como funcionarios, ellos ganaban hasta 15.000 (Bs)”, señaló. Se les entregaba este dinero para que aprueben sin cuestionamientos el Plan Operativo Anual del municipio.

“Amigo de todos”

Cedeño además señala que Antonio Parada “era amigo de todos” y compartía frecuentemente con los secretarios en reuniones sociales.

“Cuando lo cambiaron nadie tuvo coraje de hacerle nada, secretarios, concejales, políticos, todos tenían cola”, señala el exjefe de RRHH.

En estos momentos Parada se encuentra en Brasil a la espera de que este país le responda si le dará la condición de refugiado por considerarse “perseguido político”.



Comentarios