En la zona de Alto Mirador, en la zona sur de la ciudad de Cochabamba, una joven salió de su hogar rumbo a la tienda del barrio, cuando en el camino se percató de la presencia de un taxi y dos hombres que forcejeaban con una joven que tenía los ojos vendados y estaba maniatada. Aparentemente la querían introducir a una obra abandonada.

Uno le estaba agarrando del pie y otro de la mano. Y le decía: Mete, apura, no puedes cargar a la mina. Le han cargado y yo le vi”, relató una joven a Unitel.


La testigo se ocultó y logró escuchar que la joven maniatada rogaba para que los dos hombres que la tenían, no le hagan nada.

“La chica apenas podía hablar porque ya estaba tapada su boca con masking (cinta adhesiva). Yo veo eso y me ve el otro, me dio mucho miedo, y fui donde mis papás corriendo y comienzo a gritar”, contó.

La vecina logró contar a sus padres lo que ocurría e inmediatamente tomaron unos palos con el objetivo de que los sujetos desistan y liberen a la joven.

El testimonio señala que uno de los agresores trataba de hacer callar a la chica, quien al saber que había personas comenzó a gritar pidiendo auxilio.

La vecina logró grabar parte de lo ocurrido, mientras sus padres exigían a los sujetos que liberen a la mujer; sin embargo, respondían que ella les había robado un celular y por ello se negaban a soltarla.

“Mi papá le dio un golpe (a uno de los sujetos) y ahí recién él le sacó el masking de su boca, de su mano. Sus pies estaban amarrados con guatos de tenis. Estaba incluso vendada los ojos con un trapo”, recordó la testigo.

Sin embargo, uno de los sujetos intentó apuñalar al padre con un estilete. Comenzaron a pedir más ayuda y otros dos vecinos llegaron.

Los vecinos lograron retener a uno de los agresores y denunciaron el hecho a la Policía.

Los habitantes de la zona realizaron protestas y  denuncian que las construcción abandonada es un "nido de maleantes" . Reclaman seguridad y  atención de las autoridades.​

Comentarios