Un mensaje de auxilio enviado por una de las menores que estaba  desaparecida en Santa Cruz fue suficiente para que la Policía realice el rastreo digital donde se encontraban las víctimas. Tras 10 horas de persecución pudieron encontrar a las menores.

Las menores eran transportadas en una ambulancia, de esta manera es cómo lograban evadir los controles rutinario que se suelen realizar. 

Todo comenzó el miércoles a las 11:00, cuando una de las menores encendió su celular y envió un mensaje de auxilio. Tras dar parte a la Policía se inició todo un procedimiento informático que permitió rastrear los lugares por donde era trasladadas las menores.

La trampa virtual del equipo de trata fue activado en el celular”, explicó Boris Gutiérrez, de la División Trata y Tráfico de la Policía en La Paz.

Utilizando la tecnología digital la Policía comenzó el rastreo donde estaban las menores, de esta manera es que los delincuentes fueron seguidos primero desde Miraflores hasta la zona Ballivián en El Alto.

Los delincuentes estuvieron en El Alto durante un par de horas, para luego iniciar el viaje rumbo a Sorata, el destino final era Mapiri, zona de minas de oro. 

“Desde el momento de intervención hasta dar con las muchachas pasaron 10 horas”, explicó Gutiérrez.

Pese a que se podía monitorear el movimiento de la banda de trata y tráfico de alguna manera los delincuentes lograban escabullirse de la Policía, por ello es que se cree que  es toda una red la que opera captando a menores.

Asimismo, se supo que las adolescentes fueron captadas por una agencia de viajes en Santa Cruz.

Comentarios