El Gobierno de EEUU acusó a Bolivia de "no haber realizado esfuerzos sustanciales durante los 12 meses anteriores" para cumplir los acuerdos en materia de lucha contra el narcotráfico.

Ante ello, Franklin Alcaráz, analista en coca y droga, considera que tras conocerse este memorando se deben considerar dos aspectos: primero, que probablemente dentro del suelo boliviano no se tenga mucha repercusión dado el "asentamiento político que tiene el Gobierno, que es el cocalero, y nos guste o no la coca está ligada a la producción de cocaína", como su materia prima.

"Lo internacional es lo que nos debe preocupar", apunta, pues en ese aspecto la imagen de Bolivia será afectada y es posible que los países que son contribuyentes al plan de responsabilidad compartida en lucha contra el narcotráfico "probablemente disminuyan su aporte" para la lucha contra este flagelo social afectando las tareas propias del Estado boliviano.

PUEDE LEER: El cultivo de hoja de coca en Bolivia creció un 15% en 2020, según informe de la ONU

"El memorando tiene un mensaje subliminal, que dice se debe resguardar los cultivos de hoja de coca legales, eso significa que afuera del país ya se han dado cuenta que dentro de los cultivos autorizados hay un excedente que se desvía probablemente a otros usos que no están dentro del esquema llamado consumo tradicional", apuntó Alcaráz.


En el memorando se señala que "en Bolivia, aliento al gobierno a tomar medidas adicionales para salvaguardar los mercados lícitos de coca del país de la explotación criminal y reducir el cultivo ilícito de coca que continúa excediendo los límites legales de las leyes nacionales de Bolivia para usos medicinales y tradicionales".



Comentarios