La niña de 11 años que quedó embarazada producto de una violación en Yapacaní fue dada de alta de la maternidad Percy Boland y la familia ratificó que continuará con el proceso de gestación, comunicó este martes un representante de la Iglesia Católica que asesora a la familia.

Víctor Hugo Valda, delegado Episcopal de Salud, aseguró que ahora comienza una "nueva etapa" en este caso en el que reiteró se le dará toda la protección a la menor. 

"Se cumplirán las promesas de la Iglesia de sanar a la niña con atención médica, psicológica y sobre todo con mucho amor. Ha vencido la vida, agradecemos a los doctores que han cumplido su juramento hipocrático", señaló Valda.

PUEDES LEER: Socióloga señala que discutir la continuidad o interrupción del embarazo de la niña es revictimizarla

Según el representante de la Iglesia la niña se encuentra en buen estado de salud y ahora será trasladada a un hogar, donde recibirá atención especializada. 

El representante de la Iglesia aseguró que se ha respetado la decisión de la familia de la menor y que ha sido "un proceso duro para todos, pero especialmente para la niña".

"Se ha respetado la decisión de que la niña y la mamá de la niña seguir con la gestación. La niña ha salido tranquila", agregó. 

Comentarios