Maria Isabel Suárez es una mujer de 30 años que denunció maltratos generada por su expareja, quien es un abogado penalista que ahora enfrenta una imputación por violencia física y psicológica.

Silvestre Ibáñez, abogado del acusado, indicó a UNITEL que ya se tiene conocimiento de la denuncia y que por ello se han presentado ante la justicia para ser notificados legalmente presentando un memorial de apersonamiento indicando domicilio y que "queremos someternos al proceso". 

El implicado "está en Santa Cruz", dijo el jurista que resaltó que hay un acuerdo conciliatorio y transaccional entre ambas partes que se firmó el 24 de abril y que fue presentado por Suárez el 27 de abril ante el Ministerio Público.

Una vez con el documento "ella se va del país" porque el denunciado firma el permiso para que pueda viajar junto a sus hijos descartando que la mujer hubiera "huido" por la violencia de la que asegura ha sido víctima. 

"Desde un principio de este proceso se le dio medidas para que cumplan medidas sicológicas la denunciante, el denunciado y el menor de edad", indicó el abogado Ibáñez.


"Temía por mi vida"


“Estoy en Estados Unidos hace un mes, inicié el proceso en marzo sin ningún resultado pese a las pruebas y elementos que presenté”, comentó María Isabel Suárez desde Estados Unidos, país al que se fue hace un mes por motivos de seguridad luego de haber denunciado a su expareja, un abogado constitucionalista, por violencia familiar.

Ella, a través de su defensa, pidió la detención en el penal de Palmasola para el acusado, luego de sentar la denuncia por violencia familiar y sicológica.

“Tenía orden de alejamiento pero no cumplió. Recibí amenazas de muerte, de quitarme a mi hija. Me vi en la obligación de firmar un acuerdo transaccional con él, me obligó porque era la única manera de que firme los permisos de viaje para mis hijos”, señaló Suárez.



Comentarios