La defensa de la familia Jhoswar Ruíz, el joven de 18 años que perdió una de sus piernas a consecuencia de la explosión de una granada en un cuartel del municipio de Colomi en Cochabamba, tiene observaciones sobre las versiones que manejan los militares.

Durante la jornada de este miércoles, investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y la Fiscalía llegaron hasta el Regimiento Mariscal Juana Azurduy de Colomi para iniciar con una investigación sobre el hecho.


“Obviamente no han dejado la escena del hecho tal y como está, hay esquirlas, un conscripto por delante y otro por detrás que también fueron alcanzados, quién ese teniente que le había ordenado llevar estos artefactos”, observó el abogado, Eduardo Mérida.

El incidente se suscitó el pasado jueves, luego de que un conscripto recibiera la orden de recoger unas granadas tras la conclusión de una revista en dicho recinto militar, según la información preliminar, una de las granadas que llevaba Jhoswar cayó y explotó provocándole serias heridas.

Han tratado de que no ingrese la Felcc y que la Fiscalía no haga su trabajo, seguramente pensando que ellos investiguen por su lado con su jurisdicción militar, sin embargo, él (Jhoswar) es un conscripto que pertenece a la vida civil y estos hechos deben ser esclarecidos”, indicó Mérida a UNITEL.

Asimismo, manifestó que el joven herido dio nombres e información sobre el hecho a los investigadores, por el caso debe esclarecerse.

Jhoswar Ruíz sufrió la pérdida de una de sus piernas debido a que esta debió ser amputada ante las severas lesiones que le dejó la explosión de esta granada.

Comentarios