Los destrozos en los once domos turísticos que deberían albergar a visitantes en un territorio en disputa entre Oruro y Potosí han dejado sin empleo a más de 30 familias que veían en este emprendimiento privado una posibilidad para mejorar sus ingresos.

UNITEL llegó hasta los alrededores de la comunidad Jirari y evidenció los daños en los domos, hechos realizados por gente del sudoeste de Potosí que llegaron al lugar al final de la semana pasada.

Tres de los espacios están quemados, mientras los otros ocho ambientes han sido cortados por la gente que se reunió en el lugar y decidieron destrozarlos reclamando un problema de límites y autorizaciones entre los departamentos de Oruro y Potosí.

La gente que vive en los alrededores y que habían apostado por una fuente de ingresos segura para las siguientes semanas, aún no salen del asombro por lo ocurrido y piden diálogo a las autoridades para no continuar con la violencia.

Ante lo ocurrido la Cámara Departamental de Industrias de La Paz hizo público su rechazo y condena a los hechos de violencia ocurridos.


El comunicado del ente que aglutina a los empresarios paceños pide solucionar los conflictos a través del diálogo entre partes y que los culpables de instigar a la violencia sean procesados por la ley.

/ Fotos: Emilio Castillo


Comentarios