La madrugada de este jueves la Fuerza Anticrimen detuvo a 11 personas que pretendían vender objetos de dudosa procedencia. Ocurrió en la zona de La Portada.

Estas personas tenían en su poder 25 celulares, televisores y una computadora de escritorio. Según la Policía, los detenidos serían los recepcionistas quienes compran objetos robados y no descartan que hayan sido hurtados de viviendas de la zona.

La investigación continuará para determinar si las personas pertenecen a un clan delictivo o si son personas que hacen negocios con los electrodomésticos robados.

En las próximas horas el Ministerio Público determinará si los detenidos pasan a ser aprehendidos e imputados, ya que ninguno pudo justificar la compra legal de los productos.

Comentarios